Skip navigation

Todo comienza el momento en que decido escaparme a Madrid para pasar un fin de semana con mi hermana. Habiendo llegado allí y descansando en su piso, empezamos a hablar de música. “Un grupo que he descubierto hace poco es Fuel Fandango, molan mucho”, me cuenta. Entonces escucho por primera vez su tema “Shiny Soul” en YouTube. No me di cuenta del tiempo que pasó desde la última vez que la música despertaba tanto en mí. Me sorprendieron muchísimo, esa mezcla tan potente de estilos que no lograba identificar… Me entraron tanto desde el primer momento en que tuve noticia de ellos que decidí informarme y descubrirlos más a fondo. Cuando supe que Cristina era cordobesa y Ale era canario me impactaron aún más. Me parecieron una combinación tan cuidada como atractiva. Su primer Extended Play se convirtió en mi lista de reproducción diaria. Esa voz, esa guitarra, esos ritmos y ese estilo tan ecléctico y natural… Llegando febrero de 2011, me entero de que sacan su primer álbum por fin. Lo escuché por Spotify y noté mucha diferencia en el sonido. Pero para nada me gustó menos, al contrario, me parecía más atractivo aún. Temas como “Hype” y “Shiny Soul”, que ya me encantaron al escucharlos en el EP, con ese sonido más marcado, mas “garage rock” (por compararlo con algún sonido ya creado a pesar de no gustarme las comparaciones ni etiquetar). Y temas nuevos que no escuché antes por no haber tenido oportunidad de ir a uno de sus conciertos, como “The Engine”, “Monkey”, “I Say No” y “Always Searching” son los que más me calaron, aunque me encanta el álbum entero, cada tema es único y diferente al resto. No pude evitar aprenderme sus letras, tengo la manía de sacarle la letra a canciones en inglés desde que tengo 16 años… Incluso cuando me ponía a tocar la guitarra o el teclado, tenía la necesidad de sacar alguna parte de alguno de sus temas para quedarme tranquilo, jajaja. Tenía que ir a uno de sus conciertos como fuese.

Entonces volví a Madrid en febrero, esta vez a pasar dos días con Carlos, uno de mis mejores amigos del pueblo. Actuaban en la sala Caracol el día jueves 24, pero no teníamos la entrada ya comprada con la esperanza de que quedaran en taquilla… y no fue así. Nos quedamos en puertas Carlos, Dani (otro amigo tocayo mío como podéis ver, jeje) y yo. Intentamos… Bueno, no. Carlos intentó por todos los medios conseguir una forma de pasar. Habló con Cristina, después con los porteros, luego vió a Ale y también le preguntó… Nada. No había nada que hacer. Todas las entradas se vendieron y no quedó ninguna que vender en taquilla. Resignados, nos fuimos a cenar y vimos “True Grit” en versión original… Estuvo bien la peli, sí, pero… No me sentía completo yo aquella noche. Frustración y rabia por no haber comprado la entrada antes.

Para ser sincero, que todo pasara como pasó fue perfecto. ¿Por qué? Por la sencilla razón de que acabé disfrutando de ellos y su música con Carlos (que lo acreditaron como fotógrafo) en Granada, una ciudad que no había pisado aún. Y llegar a aquellas tierras para disfrutar de, además de Fuel Fandango, de Cycle, fue matar dos pájaros de un tiro. Porque Cycle fue uno de esos descubrimientos raros que hago buscando música. Los descubrí por un anuncio de televisión… Es que yo cuando escucho algo que me llama la atención, no paro hasta que sé qué es. Y disfrutar de ellos fue un chute de adrenalina bastante intenso.

Fuel Fandango tiene tanto sentimiento, tanta potencia, un color, un estilo y un arte tan especial que si ya estaba enganchado a su música, vivirla como la viví allí me hizo aún más adicto. Cristina con su voz, su sensualidad, su fuerza y su presencia. Ale con su guitarra, también su voz y esos momentos de miradas que lo dicen todo, como el que hay capturado en la cabecera de este post y que gracias a mi amigo Carlos puedo recordar con máxima viveza. No puedo olvidar mencionar a Carlos Sosa, ese batería que me puso los pelos de punta durante todo el concierto con esa energía que se le veía borbotear, fue impresionante.

Si no los hubiera ido a ver a Granada, quizá no los hubiera podido ver en persona y felicitarles como mejor pude por haberme hecho disfrutar tanto tanto. Y es que justo por ese pequeño detalle, todo ha salido perfecto. Ha merecido la pena quedarse en puertas una vez para poder disfrutar de ellos en condiciones.

Porque soy adicto a la música y a la gasolina, ¡arriba Fuel Fandango!

Anuncios

2 Comments

  1. Buen grupo, aunque no me termina de enganchar. Tiene canciones buenas como “The Engine”, que es la que más me ha llamado la atención.

    Por cierto, ¿has oído hablar de una pelicula que van a sacar llamada “Código Fuente”?

    Tiene pinta de ser bastante buena y de hacerte comer la cabeza.

    Hasta la próxima y cuídate ;D

    • Es que tú con lo electrónico no te llevas mucho por lo general, entonces puedo comprender que no te enganchen…

      Y sí, he oído hablar de la película, vi el trailer hace tiempo y me dejó con muy buen sabor de boca. Dicen por ahí que si mezclas “Déjà vu”, “Matrix” y “El Día de la Marmota”, te sale esta peli, jajaja… Comparaciones de las que no soy partidario, pero bueno, me hizo gracia.

      Un saludo, ¡nos vemos pronto!


Cuéntame qué te parece…

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s