Skip navigation

Ya son muchos los usuarios de smartphones que están enganchados a , el cliente de mensajería más utilizado hoy día. Parece que si queremos estar bien comunicados en tiempo real con nuestro entorno social, estamos casi obligados a utilizar el teléfono para poder hacerlo…

ThatsApc

Del equipo de programadores formado por y nos llega una sencilla aplicación para poder utilizar WhatsApp en un ordenador con Windows o Linux.

Como veis en la captura, es muy sencillo de usar. Tan solo tenéis que poner vuestro nombre de usuario, código de país, número de teléfono e IMEI de vuestro terminal (Password), el cual podéis obtener marcando *#06# como indica la pantalla de inicio de sesión. Finalmente, podéis agregar vuestros contactos a una agenda en el programa para poder conversar con ellos.

Podéis comprobar el estado de la aplicación .

Para descargarla, .

Y para crear un acceso directo a la aplicación en Windows con el que evitar rellenar los datos cada vez que la abráis, tenéis la solución .

Acerca de Skype

Como podemos ver acerca de la última versión del programa de mensajería instantánea y de llamadas de voz y videollamadas Skype™, las patentes aún están en trámite, pero aún así ya podemos disfrutar de todos nuestros contactos de Windows Live Messenger, Facebook y Skype en una misma aplicación.

Fusión de cuentas Microsoft® y Skype™

Más que empezar a disfrutar (y ahora me dirijo sobre todo a aquellos que siguen usando WLM), tendríamos que hablar de empezar a acostumbrarnos a usar Skype™ y a dejar de usar WLM. Aunque no se ha anunciado la fecha en que el servicio Windows Live Messenger se extinguirá, está claro que Microsoft apuesta por su última inversión y piensa explotarla al máximo.

Windows Live Messenger se ha quedado prácticamente obsoleto comparado con todo el servicio de mensajería que ofrecen las redes sociales más populares. Era obvio que algo tendría que hacer Microsoft® al respecto si no quería pérdidas económicas irremediables. Con la compra de Skype™, a los usuarios de ambos servicios, nos brindan la posibilidad de fusionar nuestras cuentas y llevar todos nuestros contactos de WLM a Skype™.

Son muchos los nuevos servicios que nos puede prestar Microsoft® estando en poder de uno de los servicios de llamadas de voz y vídeo por Internet más usados, sobre todo para darle un empujón a su sistema móvil Windows Phone. Servicios como videollamadas fluidas en cualquier parte con acceso a Internet, llamadas de voz más económicas que las ofrecidas por las compañías telefónicas… etc.

De momento habrá que esperar para ver cómo toma más forma la estrategia de Microsoft® para abrirse paso entre el mundo de los smartphones y las tabletas. Eso sí, hay que reconocer que no va haciéndolo del todo mal.

Después de casi un año sin publicar nada por aquí y habiendo cambiado de móvil durante ese transcurso, descubro que hay aplicación de WordPress para BlackBerry®. Con lo poco que uso el ordenador últimamente, creo que es la salvación para este blog, en el que si no llega a ser por esta aplicación no vuelvo a escribir en él… Bueno, lo hubiera hecho, pero habría tardado más en hacerlo.

Como veis en la captura de pantalla de más arriba, el menú principal es bastante intuitivo, con lo más básico para tener tu blog de WordPress a punto. Las entradas, como la que estáis leyendo justo ahora, es escrita directamente en formato HTML, con ayuda para los que no sepan aún.

Muchos se quejan de no escribir igual desde un smartphone que desde el ordenador. Pues será cierto, como desde el ordenador desde ninguna parte, pero me manejo lo suficientemente bien con un BlackBerry® para volver a dar actividad (aunque solo sea por mi parte) a este blog.

Como casi a todos los artistas y músicos que conozco ya, descubrí a Sortilegio una de estas noches en que exploro la red en busca de sonidos y notas que me impresionen, me lleguen a lo más hondo, me impacten, me emocionen, me inspiren… Y como no podía ser de otro modo, di con ellos.

De parte de Diego Salas y Laura Trinidad (componentes del dúo) recibí por correo con muchísima ilusión su álbum “Universos de papel”Universos de papel y su disco de cuentos “Érase una vez un poderoso Rovilegio”, con la colaboración del muy carismático y magnífico monologuista Dani Rovira. Si os soy sincero, no sabía cómo escribir sobre ellos cuando me topé con su música, me dejaron sin palabras. Pero una vez tuve entre mis dedos ese paquetito tan especial con sus dos discos en el interior, esperando a ser desenvueltos y disfrutados, instintivamente supe cómo iba a empezar.

Sin quitarle el envoltorio a “Universos de papel”, me fijé en la sencillez y la simpatía que se desprendía de la ilustración de la carátula. Una ilustración diseñada por Adolfo Cuevas que guarda mucho simbolismo y dice mucho de Diego, Laura y todos los que han estado ahí apoyándoles. Un faro del que emana luz que son notas en la noche… La música es su luz y su guía, y un mensaje en una botella en el mar, su esperanza, verde esperanza… Muchos sueños e ilusiones que están materializados tras esa portada tan especial. Me decidí a redescubrirlos, y rasgué el plástico para abrirlo.

Entonces, descubrí sus rostros en la portada del libreto, imagen inmortalizada en la Playa de la Misericordia de Málaga. Unos rostros que reflejaban el éxito y la felicidad que se siente cuando se cumple un sueño. Tras esa foto, unas palabras sinceras, intensas y muy acertadas por parte de Nacho Artacho y Amancio Prada, artistas muy experimentados y claros ejemplos a seguir. Tras esas fieles palabras, las letras de los temas que empecé a escuchar.

            • Prólogo (1:18)
  • Velando tu ausencia (3:16)
  • Tenemos el mar (5:04)
  • De espejos de río (5:06)
  • El día menos pensado (3:29)
  • Mujer de barro (3:42)
  • Por si las dudas (3:23)
  • Mar del Paraíso (3:57)
  • Nadie me enseñó (4:50)
  • Aromatizarte (2:43)
  • Un naufragio entre los dedos (3:19)
  • Epílogo: la Música (1:59)

 

Con un breve “Prólogo”, uno ya empieza a tomar conciencia de la tan abundante lírica en sus versos llenos de significado, de la previsible potencia en la voz de Laura, del puro sentimiento en la voz y guitarra de Diego y en una melodía de violín que nos permite esta toma de contacto inicial con sus más intensas experiencias hechas canciones. Le sigue el tema “Velando tu ausencia”, con un arpegio de guitarra y un acordeón mientras las voces de Diego y Laura cantan al unísono y también en canon. Un tema que impresiona por las emociones que despiertan sus versos, notas y voces.

Y es que son todos y cada uno de los temas recopilados en este álbum una expresión única y nueva de lo que son ellos, de su Sortilegio, de sus vidas. UnaDiego Laura y Dani de las mejores formas de escribir una autobiografía compartida, sin duda. Son temas como “El día menos pensado”, “Mujer de barro”, “Por si las dudas”, “Nadie me enseñó”, “Aromatizarte” y “Un naufragio entre los dedos” los que más te acercan a ellos, a sus vivencias, a las buenas cosas y las más intensas emociones que sacaron un día de sus amigos, de su gente, de ellos mismos.

Algo que sin duda siguieron demostrando con su segundo álbum, “Érase una Rovilegiovez un poderoso Rovilegio”, ese disco de cuentos que me ha dejado sin  palabras, pero con carcajadas teñidas de melancolía y de alegría, con las que me sentí mucho más cerca de Diego, Laura y Dani. Porque (y no exagero) me llegó a lo más hondo, reviví su primer álbum con diferencia a cuando lo escuché por primera vez, porque junto a Dani Rovira y sus palabras, su capacidad para manejarlas y llegar al interior de todos o bien sacar lo más positivo de nosotros con sus monólogos… Sin duda, una combinación inmejorable la de estos tres artistas en este segundo álbum del dúo Sortilegio:

  • Historia de un Sortilegio (26:10)
  • Una historia de amor imposible (11:48)

 

Es en esta última historia donde incluyen el tema “Cuestión de resistencia”, el  cual a su vez estará en su tercer álbum, “Beber el tiempo”. Será publicado en septiembre de este año incluyendo en total estos temas:Beber el tiempo

  • Fábrica de tiempo
  • Cuestión de resistencia
  • Desgranando una ciudad
  • El soldado y la costurera
  • Más allá del sol
  • Laura al otro lado del océano
  • La llegada del otoño
  • Mundos de tinta
  • Los tiempos del verbo amar
  • Cuando se apague la última estrella
  • No hay pasos perdidos

 

Sin importar cuán altas sean mis expectativas en este tercer álbum, estoy convencido de que las superarán. Un saludo a todos, en especial a Laura y Diego, a los que deseo mucha suerte con su tercer álbum.

No tenía pensado escribir esta noche nada por aquí. Pero de nuevo la música tiene la culpa. En este caso no se trata de Fuel Fandango, sino de Beardyman. Un experto beatboxer que además de hacer reír con sus buenas dosis de humor, no se queda con las ganas de experimentar al máximo. Así nos demuestra una vez más lo que es capaz de hacer; creando estilos como el “Bossa-Grunge”:

Esto es solo un preview de la pista en su perfil de Soundcloud… Os dejo una versión acústica aquí, que no tiene ningún desperdicio.

Y es justo este tipo de cosas las que me llevan a preguntarme por qué hay gente que suelta ideas como “ya no se puede innovar mucho más en la música”, “es inevitable que un tema te recuerde a otro cuando has escuchado mucha música” o “innovar en la música es repetir un poco de unos, otro poco de otros y hacer una ensalada con todo para que llame la atención o resulte ser un truño”.

Por una parte, me parece una falta de respeto a una parte de nosotros mismos hablar así de la música. Por otra, creo que es verdad parte de lo que esas ideas intentan decir, pero no dan en el clavo porque ridiculizan lo que la música significa realmente.

La música es algo que llevamos en las entrañas, es parte de nuestro instinto ya, desde que el hombre es hombre ya era una forma más de expresión social y cultural. Y ahora que llegamos a un punto de la vida en que por unas u otras razones (no vienen a cuento ahora esos procesos) la música es también un negocio (y ahora evolucionamos, o involucionamos, no sé, a un nivel en el cual el hecho de que la música sea un negocio también es un negocio, véase la SGAE sin ir más lejos).

Es por eso que deberíamos cuidar un poco nuestra forma de expresar cómo sentimos la música si nos resulta monótona en algún momento de nuestras vidas. La música, desde que nacemos, ya está rodeándonos. Es algo demasiado habitual en nuestro entorno desde que tenemos meses, por lo que ya no le damos tanto valor u olvidamos hacerlo. Por ejemplo, era Pitágoras ya en el siglo V a. C. el que afirmaba que el movimiento de los astros generaba una hermosa y armónica música que no eramos capaces de percibir ni identificar, pues la llevábamos escuchando desde que salimos del útero de nuestras madres. Y Porfirio, un filósofo de un siglo o dos posterior a él, hablaba así de Pitágoras: “él oía incluso la armonía del todo: aquella que contenía la armonía universal y música de las esferas y los astros que se mueven dentro de dichas esferas, armonías que las deficiencias de nuestra naturaleza nos impiden percibir”.

Bueno, hoy en día todos sabemos que no existe esa música de la que hablaba Pitágoras, pues el sonido no se propaga por el vacío, necesitando de un medio material como el aire de la atmósfera. Pero su reflexión y lo que Porfirio decía de él nos deja una idea muy importante y es lo que había comenzado a evidenciar antes. La música está con nosotros desde que nacimos. En la televisión, en la calle, supermercados, coches, reproductores MP3… Va con nosotros a todas partes. Siempre tenemos a alguien que la esté expresando cerca o a alguien que esté reproduciendo cómo la expresa(n) otro(s). Ya no la vivimos tanto. Esa mínima sensación de impresión, de implosión de sentimientos que nos causa escuchar una canción que nos gusta es lo mínimo que tenemos ya, cuando podríamos tener más.

Habría que ser un poco como Pitágoras para evitar caer en juicios como los que citaba al principio de esta reflexión. Un poco, no tanto para llegar al extremo de escuchar sonidos donde no los hay, claro… Y con un poco, me refiero a saber apreciar la música como se merece. No haciendo comparaciones entre las personas, dejar un poco de lado los intereses que persigue alguien al expresar esa parte, percibiendo cada nota y cada ritmo como distinto cada vez que se expresa y cada vez que es expresado por alguien que lo repite (sea plagio o no, aunque si he dicho antes de olvidar los intereses que se persigan expresando música, me refería a olvidar conceptos como “plagio” también), dejar que nos llame la atención hasta el ruido mientras no sea molesto… Ser más vivos, en resumen. Eliminar la rutina de hasta donde nadie ni nada (salvo nuestro propio nacimiento) nos la infundó. Porque es esa rutina de estar siempre rodeado de sonidos lo que nos limita. Y esas deficiencias a las que se refería Porfirio, no están en nuestra naturaleza, sino en nuestra educación, en nuestra sociedad y en el mundo que se ha ido creando poco a poco. Salvemos parte de lo que hay en nuestros genes pensando un poco, igual que hacía Pitágoras. Pero lo dicho, solo un poco.

What's new

Updates on my research and expository papers, discussion of open problems, and other maths-related topics. By Terence Tao

The Eagle's Nest

my corner of the web

INTO THE WILD

Landarzury Ayle Dromne

Luces de Abril

blog littéraire